Opciones Binarias

La recuperación de la crisis con la herida social aún abierta

by   |  junio 12th, 2014

Con el correr de los meses de este 2014, en Madrid el consumo ha comensado un muy tibio repunte. Esto se nota en las calles con más gente en los bares, en los negocios, y tímidas sonrisas que despuntan en las caras.

Se han abierto nuevos negocios, y la crisis parece estar quedando atrás. Aquí se abren dos preguntas, la primera y más importante es: ¿La crisis ha terminado? La segunda es un indicador del gran sisma entre la Cápital y las regiones: ¿El leve repunte en Madrid, es un indicador para el resto de la nación?

indignados españoles

Optimismo Ecónomico, realismo social

Los medios masivos, y obviamente el gobierno, no para de declarar que lo peor ha pasado, que como ha declarado Rajoy en la televisión, “Este es el año del crecimiento”.

La recesión ha terminado oficialmente. Las exportaciones están en pleno crecimiento, y los niveles de riesgo ha regresado a sus niveles previos a la crisis.

Sin embargo, a pesar del optimismo ecónomico, el paro nos devuelve la cara más dura de tantos años de crisis. Los gravísimos niveles de desempleo, sobre todo en los más jóvenes donde roza el 50%, tomarán sus buenos tiempos en ser remontados.

De Indignados a Silenciosos

Los jóvenes han caído víctimas del silencio o huyen en el primer avión hacia Alemanía. Incluso, en una triste ironia, la Argentina otrora exportadora de jóvenes hacia tierras españolas, ha comenzado a recibir una importante cantidad de nuestros jóvenes (sin hablar de los residentes argentinos que regresan luego de vivir la crisis del 2001 en su país y repetir la experiencia aquí desde el 2008).

Los casos de corrupción invaden las noticias y las calles. El gobierno, la oposición, los sindicatos, y la casa real son los principales actores de una triste historia de robos y engaños. Pero en lugar de despertar la indignación de nuestra juventud más desprotegida como otrora, estos han elegido la resignación: el silencio y Barajas.

La maravillosa manifestación cívica de los “indignados” ha progresivamente desaparecido, hasta formar parte ya, de la historia. Las causas que habían encendido a dicho movimiento, están aún presentes, latiendo en los bolsillos de cada uno de ellos.

Perspectivas

Como hemos observado a lo largo de la historia, las crisis se resuelven en los indicadores ecónomicos en una fecha muy distinta a la que marca el reloj social. Hay heridas que pueden tardar incluso décadas en ser cerradas, la marginación social, la crisis en los sistemas sociales y educativos, no son cuestiones sencillas.

Lo que un niño no ha comido, no se le ha curado como corresponde o no ha aprendido es una deuda de la crisis más apremiante y dura que la deuda creciente en relación al PBI.